Titulo

Cerrar navegación

Enfermedades del ajo - Laboratorio Ferlabs®

Enfermedades del ajo

Los ajos, como todos los cultivos, presentan enfermedades que pueden convertirse en plaga si no se detectan y combaten a tiempo.

En las siguientes líneas se exponen las principales enfermedades que el ajo puede tener a lo largo de su vida:

  • Daño de Fusarium: existen muchas enfermedades del ajo causadas ​​por especies del género  Fusarium, un hongo. Las dos más importantes son la pudrición del bulbo por Fusarium, causada por  F. proliferatum, y la pudrición basal por Fusarium, causada por  F. culmorum y F. oxysporum. Los síntomas de la podredumbre basal tardan en desarrollarse. A menudo, se observa un color amarillento y una eventual muerte de las hojas. A veces, también se observa un crecimiento fúngico blanco en la base del bulbo, lo que provocará una podredumbre, tanto previa como posterior a la cosecha. La putrefacción posterior puede afectar a uno, varios o todos los bulbos del ajo.
  • Pudrición blanca (causada por Sclerotium cepivorum): los síntomas de la podredumbre blanca pueden parecer casi idénticos a los de la podredumbre basal, con la excepción de que el proceso de inicio de la enfermedad hasta la muerte de la planta es más rápido. Los primeros síntomas incluyen un crecimiento fúngico blanco y esponjoso en el tallo que se extiende alrededor de la base del bulbo.
  • Mildiu velloso: los síntomas del Mildiu velloso son muy claros: aparece un crecimiento blanquecino y peludo en las hojas, junto con una decoloración amarilla. Puede matar a las plantas más jóvenes y atrofiar el crecimiento de las más viejas. Las puntas de las hojas enfermas y otros tejidos acabarán por colapsar. Los bulbos almacenados tendrán el cuello ennegrecido, estarán arrugados y las escamas exteriores estarán empapadas de agua. Algunos bulbos pueden brotar prematuramente.
  • Pudrición del cuello por Botrytis del ajo (causada por Botrytis porri): la pudrición del cuello por Botrytis causa pérdidas frecuentes y significativas del cultivo de ajo. Los primeros síntomas aparecen en la primavera o principios del verano en forma de pudrición del cuello empapada de agua cerca de la línea del suelo. Después de infectar el pseudotallo, el hongo crece hacia el bulbo atacando el eje interno y dejando el exterior asintomático al principio. Después del curado, las envolturas externas de los bulbos afectados a menudo muestran una intensa decoloración y deterioro violáceos. En este punto, las envolturas internas pueden endurecerse de color marrón o negro.
  • Podredumbre vegetal debida a especies de Penicillum, Mucor o Rhizopus: la podredumbre por Penicillium a menudo provoca plantas atrofiadas, marchitas y amarillentas. También puede reducir el crecimiento. El hongo puede esporular en los dientes enfermos, apareciendo como una masa verde azulada.
  • Mancha por Embellisia (causada por Embellisia allii): es principalmente una mancha que consiste en una capa difusa de motas de color negro sobre la superficie de la piel exterior del ajo, se pueden eliminar quitando algunos envoltorios. Embellisia alli rara vez daña los dientes, pero reducirá el atractivo del consumidor si los síntomas están lo suficientemente desarrollados.
  • Óxido (causado por  Puccinia allii): los síntomas iniciales pueden incluir pequeñas motas blancas, circulares o alargadas, en hojas y tallos. A medida que avanza la enfermedad, las motas se convierten en lesiones alargadas de color naranja. Una infección intensa hace que las hojas se pongan amarillas, se marchiten y se sequen, lo que conllevará a que los bulbos puedan verse afectados significativamente en tamaño y calidad.
  • Nematodo del tallo y bulbo (o hinchazón) (causado por Ditylenchus dipsaci): los nematodos son organismos parásitos microscópicos que viven en el suelo y en el tejido vegetal y pueden alimentarse de hongos, bacterias, ácaros o del propio tejido vegetal. Según la especie, pueden ser dañinos o beneficiosos para la planta. La respuesta a los síntomas está relacionada con la densidad de la población de nematodos, lo que significa que los bulbos infectados pueden no mostrar problemas hasta que surjan condiciones favorables (generalmente clima cálido y húmedo). Un nematodo que se alimenta de la pulpa del bulbo de ajo con resultados devastadores es Ditylenchus dipsaci. El daño ocasionado por este microorganismo en el ajo es la puerta de entrada de hongos y bacterias, cuya infección desencadena en la pudrición del tallo y del bulbo.
  • Gusanos de alambre: los gusanos de alambre son las larvas del escarabajo click que viven en el suelo durante 2 a 6 años antes de convertirse en escarabajo. Son fitófagos, es decir, se alimentan de plantas, pero no exclusivamente del ajo. El daño extenso de la raíz hará que una planta se marchite o al menos detenga su crecimiento. Con frecuencia, los gusanos de alambre se abren camino hacia las capas externas de un bulbo dejando una marca poco atractiva pero no contagiosa que a menudo se puede eliminar despegando algunas capas.

  • Ácaros del bulbo: los ácaros de los bulbos son un problema del ajo que puede pasar desapercibido a menos que sepa lo que está buscando o haga que un laboratorio de sanidad vegetal inspeccione sus bulbos. Pueden reducir los rodales, ralentizar el vigor de las plantas y aumentar las enfermedades poscosecha. Los ácaros del bulbo tienen un rango de hospedadores muy amplio, pero causan la mayor parte de su daño en las cebollas y el ajo. Las especies de los géneros Rhizoglyphus y Aceria son los ácaros parásitos del ajo más comunes, siendo este último conocido como el ácaro del bulbo seco.

La mayoría de las principales enfermedades del ajo, citadas anteriormente, tienen su origen en el suelo. Esto hace que sea recomendable evaluar el emplazamiento y seguir un plan de rotaciones anuales para mantener el campo de ajos saludable y con alto porcentaje de producción.

Además, desde Ferlabs Laboratorio se recomienda realizar, previo a la siembra, un análisis de la semilla del ajo que se va a utilizar. Pues de esta forma se podrá minimizar y/o combatir los efectos nocivos que produzcan las enfermedades, evitando que se conviertan en plagas y desencadenen pérdidas de producto en la cosecha, y económicas para el agricultor

 

Solicita más información

 

Pide tu presupuesto

Pide tu presupuesto


Solicita desde nuestro formulario presupuesto de forma rápida, sencilla.

Solicitar presupuesto

 

VISITA NUESTRA ÁREA DE CLIENTES 

Información básicas sobre cookies Utilizamos cookies y tecnologías similares propias y de terceros, de sesión o persistentes, para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realizas o para ajustar la publicidad a tus gustos y preferencias. Puedes configurar y aceptar el uso de cookies a continuación. Asimismo, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando nuestra Política de Cookies y obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace Política de Cookies.

Aceptar Configuración de cookies